Las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado, y las palabras del próximo año esperan otra voz.

- T.S. Eliot.